Edición agosto miércoles, 20 de agosto 2014

LP Tango - La Porteña Online

La Porteña Tango - La brújula loca de tu corazón

Please update your Flash Player to view content.
banner
Home El Tango en el mundo Griseta y la literatura francesa
Griseta y la literatura francesa

grisetaFue el primer tango en cuya partitura figuró la denominación "tango romanza". De Enrique Delfino y José González Castillo, "Griseta" evoca a París y a diversos personajes de la literatura francesa.

 

París fue, durante mucho tiempo, la meta de todo porteño. Ha de haber sido por eso que no pocos de los tangos de Enrique Delfino están relacionados con Francia: “Belgique”, “Sans Souci”, “Très sympathique”, “Frivolite”, “Francesita” y “Griseta”.

Este último debe haber sido el primero caracterizado como “tango romaza” en la partitura.

Era el del tango romanza, precisamente, el aire que convenía para una letra que hablaba de aquella “francesita”/ que trajiste, pizpireta,/ sentimental y coqueta,/ la poesía del quartier”. Una letra que, como su música ya no tenía arrestos compadritos y sí una clara identidad romántica.

Esos versos fueron escritos por José González Castillo, dueño de una cultura que iba más allá de las letras tangueras de la época.

Para entonces, González Castillo ya había devorado ávidamente a los grandes de la novelística francesa y los personajes de tales obras reaparecían insólitamente en las estrofas de “Griseta”: e. delfino 3Museta, Mimí y Rodolfo Schaunard, protagonistas de la novela “Escenas de la vida de bohemia”, de Henri Murger, que además  inspirarían a Puccini en su ópera “La bohème”. También encontramos a Des Grieux y Manón, de la obra de Antoine François Prévost “Historia del caballero Des Grieux y Manon Lescaut” y a Margarita Gauthier y Armando Duval, la célebre pareja de “La dama de las camelias”, de Alejandro Dumas (hijo).

Griseta (castellanización del francés grisette) era el nombre dado a las costureras y obreras, a causa de cierta tela gris, floreada, que vestían. “Pero esas muchachas -aclara José Gobello- debían ser bastante ligeritas, porque en el siglo XIX se llamaba grisettes a las jóvenes burguesas que se dejaban galantear fácilmente”. Tal como la protagonista del tango.

El tango fue estrenado por Raúl Laborde en el sainete de Mario Rada “Hoy transmite Ratti Cultura”, que estrenó, en el Teatro Sarmiento, la compañía de César Ratti, el 27 de octubre de 1924. El título debe haber desconcertado a más de un porteño ya que el apellido Ratti substituía la palabra radio. Gardel lo grabó en ese mismo año.

 

Raúl Malagón

 

 

Griseta

Tango (1924)

Música: Enrique Delfino

Letra: José González Castillo


Mezcla rara de Museta y de Mimí

con caricias de Rodolfo y de Schaunard,

era la flor de París

que un sueño de novela trajo al arrabal...

Y en el loco divagar del cabaret,

al arrullo de algún tango compadrón,

alentaba una ilusión:

soñaba con Des Grieux,

quería ser Manón.


Francesita,

que trajiste, pizpireta,

sentimental y coqueta

la poesía del quartier,

¿quién diría

que tu poema de griseta

sólo una estrofa tendría:

la silenciosa agonía

de Margarita Gauthier?


Mas la fría sordidez del arrabal.

agostando la pureza de su fe,

sin hallar a su Duval,

secó su corazón lo mismo que un muguet.

Y una noche de champán y de cocó,

al arrullo funeral de un bandoneón,

pobrecita, se durmió,

lo mismo que Mimí,

lo mismo que Manón.

 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter